Menu
31/07/2021
A+ A A-

REPÚBLICA DE CHINA TAIWAN. I parte.

“Resolver el tema de Taiwán y lograr la completa reunificación es una misión histórica y un compromiso inalterable del Partido Comunista de China” - Palabras del presidente Xi Jinping pronunciadas en Beijín el 10 de julio de 2021, durante la celebración de los 100 años de la Fundación del Partido Comunista de China -

Lo manifestado por Xi Jinping (1) durante el acto conmemorativo del Centenario de la fundación del Partido Comunista de China - quien para la ocasión vistió una túnica gris de cuello cerrado al mejor estilo “Mao”- no deja dudas sobre la inminencia de una grave crisis en Taiwán que bien pudiera llevar al mundo a una guerra de proporciones y consecuencias inimaginables que harían realidad lo pronosticado por Albert Einstein cuando dijo “No sé cómo será la Tercera Guerra Mundial, sólo sé que la Cuarta será con piedras y lanzas.”

La advertencia lanzada por Xi Jinping en su discurso el 10 de julio pasado, debe ser tomada muy en serio pues indica que los otrora medios políticos y diplomáticos empleados para lograr la unificación de Taiwán con la República Popular China han sido sustituidos por aquellos que implican el uso de la fuerza de las armas. La modernización de las fuerzas armadas chinas, el nefasto estado de cosas que impera en el mundo como consecuencia de los estragos causados por la Plandemia del Virus Chino, unido a la incertidumbre sociopolítica que hoy se vive en Estados Unidos producto de una “revolución cultural” que cuestiona y arremete contra sus valores e historia nacional (2), le brindan a la dirigencia en Beijín una oportunidad histórica para dar cumplimiento a su política nacional de “Una Sola China” (3) que pretende la incorporación de la “provincia rebelde” de Taiwán a la República Popular China, por cualquier medio necesario.

Viene al caso referir que para esta fecha y como etapa previa a la sumisión de Taiwán, Xi Jinping ha logrado neutralizar por vía de la violencia y persecución el movimiento prodemocracia en Hong Kong, aplicando en la Isla a partir del 30 de junio de 2020 una draconiana Ley de Seguridad Nacional - con jurisdicción supraterritorial - la que de hecho eliminó el estatus especial otorgado a Hong Kong en 1997, sustituyendo la política de “Un solo País, dos Sistemas” por la de “Un solo País, un Sistema” (4) Con el propósito de poner en perspectiva lo que acontece con Taiwán que se ha convertido en un objetivo primario del proyecto expansionista de Xi Jinping y del Partido Comunista de China, revisemos a continuación la historia de esta prospera nación insular de 24 millones de habitantes, conocida como “Formosa” o “Isla Hermosa” como fue identificada por los marinos portugueses que la avistaron e incluyeron en sus cartas de navegación a mediados del Siglo 16.

TAIWÁN 1640 - 1949

Taiwán es una isla en el Mar de China Meridional, separada de China Continental por el estratégico Estrecho de Taiwán y localizada a tan solo 140 kilómetros de la Costa Este de la República Popular China. Los primeros pobladores de Taiwán eran de origen malayo-polinesios y poco se sabe de su cultura ancestral debido a que no desarrollaron la escritura. Durante el Siglo 17, la Isla tuvo una convulsionada historia que vio a Holanda, Portugal y a España disputarse su control hasta que en 1683 la Dinastía Qing (1644 -1912) asumió el control y la soberanía total de la Isla.

En 1895, tras su derrota en la Primera Guerra Sino-Japonesa, China cedería a perpetuidad Taiwán al Imperio Japones. Durante los siguientes 50 año Japón transformó y modernizó a Taiwán, construyendo su primer ferrocarril y convirtiendo la Isla en un importante productor agrícola, sobre todo de caña de azúcar. Con la derrota en 1945 del Imperio Japones en la Segunda Guerra Mundial, Taiwán se convertiría en provincia de la República de China, entonces bajo el control del partido Kuomintang (5) dirigido por el generalísimo Chiang Kai-shek.

LA REPUBLICA DE CHINA 1912 - 1949

El 12 de febrero de 1912 se fundó la República de China tras el derrocamiento del último emperador de la Dinastía Qing - el infante de 6 años Puyi (1906 -1967) (6) - por la llamada Revolución China de 1911, liderada por el medico Sun Yat-sen. El derrocado emperador Puyi sería impuesto en 1934 como emperador del estado títere de Manchuria o Manchukuo tras la invasión y ocupación de Manchuria por los japoneses. Puyi fue capturado por las tropas Soviéticas que invadieron Manchuria en 1945 y sería entregado a las fuerzas comunista de Mao Zedong, siendo juzgado y encarcelado por alta traición en 1949 en la ciudad china de Fushun.Despues de su liberación en 1959, Puyi primero trabajó en el Jardín Botánico de Beijín hasta 1963 y despues, como archivero en la Biblioteca Nacional de Beijín hasta su muerte por cáncer renal en 1967.

En 1927 estalló la Guerra Civil entre las fuerzas nacionalistas del Kuomintang de Chiang Kai-shek y las fuerzas del Partido Comunista de China, lideradas por Mao Zedong. En 1937 se produjo lo que los historiadores llamaron el congelamiento de la guerra civil entre ambos bandos en disputa para enfrentar la invasión por tropas del Imperio Japones que se produjo el 8 de julio de 1937 a raíz del llamado “Incidente en el Puente Marco Polo” (7) ocurrido el día anterior entre tropas chinas y niponas en el pueblo de Wanping, ubicado a solo 16 kilómetros al suroeste de Beijín.

En 1946, a los pocos meses de la rendición del Japón en septiembre de 1945, se iniciaría la segunda etapa de la guerra civil china que los comunistas denominaron la “Guerra de Liberación” y el resto del mundo conoce como la “Revolución Comunista China” (8) La guerra civil continuaría con altibajos para ambos bandos hasta el 23 de abril de 1949 cuando las tropas comunista cruzaron el río Yangtsé y capturaron Nankín, la capital del gobierno Nacionalista. Un mes despues, las fuerzas comunistas ocuparon Shanghái y a las pocas semanas Cantón, lo que aseguró la victoria total de Mao Zedong, quien el 10 de octubre de 1949 proclamó la República Popular China.

Las derrotadas fuerzas Nacionalistas huirían a Taiwán el 7 de diciembre de 1949, estableciendo la nueva capital de la República de China en la ciudad taiwanesa de Taipéi. A partir de entonces, la República de China se redujo a las islas de Taiwán, Penghu, Quemoy y Matsu y a dos islotes en el grupo de islas Dongsha y Nansha, aunque los Nacionalistas continuaron reclamando soberanía sobre toda China. La intermitente guerra civil en China causaría más de 14 millones de bajas entre combatientes y civiles. (9)

LA REPUBLICA DE CHINA EN TAIWAN 1950 - 2020

Chiang Kai-shek gobernaría la República de China en Taiwán bajo ley marcial hasta su muerte en 1975, siendo sustituido por su hijo Chiang Ching-kuo quien, a mediados de la década de los años 80’s, inició el tránsito hacia la democratización de la Isla nación, dejando sin efecto en 1987 la Ley Marcial establecida por su padre en 1949. Las reformas institucionales continuaron tras la muerte de Chiang Ching-kuo en enero de 1988 bajo la dirección de su sucesor Lee Teng-hui, quien sería el primer presidente de la República de China nacido en la isla de Taiwán.

Bajo el liderazgo del presidente Lee, Taiwán inició un proceso de “localización” en el que se promovió la cultura e historia taiwanesas en contraste con las políticas anteriores del Kuomintang que habían promovido la identidad china. Esto ha llevado a que la mayoría de los ciudadanos taiwaneses hoy apoyen la independencia de Taiwán de todo vinculo con China. La actual presidenta de Taiwán Tsai Ing-wen del Partido Progresista Democrático, quien se solidarizó con las protestas prodemocracia en Hong Kong en 2019, prometió que mientras ella fuese presidenta Taiwán nunca formará parte de “ un País, dos Sistemas” como lo propuso Xi Jinping en el 2019.

Esta posición independentista de la presidenta Tsai fue confirmada a finales del 2020 por su Ministro de Exteriores Joseph Wu quien manifestó: “La República China en Taiwán es un país soberano e independiente, y no forma parte de la República Popular China. Esto es un hecho y la situación actual". (10) La manifiesta posición independentista de Taiwán fue rechazada por el portavoz del Ministerio de Defensa en Beijín, quien declaró que el Ejército de Liberación Popular de China “…derrotaría a todo aquel que pretendiera separar a Taiwán de China”, lo que fue ratificado por Zhu Fenglian de la Oficina de Asuntos de Taiwán del Consejo de Estado en Beijín quien reiteró que la República Popular China “…no renunciaba al uso de la fuerza para contrarrestar la secesión de Taiwán de China”.

Para finales del Siglo 20, la industrialización y el rápido crecimiento económico ubicaron a la Republica China en Taiwán como uno de los “Cuatro Tigres Asiáticos”, junto a Corea del Sur, Hong Kong y Singapur. En el periodo 2000 - 2016 el principal socio comercial de Taiwán fue la República Popular China, lo que cambió a partir de la llegada al poder de la presidenta Tsai en el 2016, quien diversificó las relaciones comerciales de Taiwán, especialmente con países del Sureste Asiático y de la Alianza Indo-Pacifico que está conformada por Estados Unidos, India, Australia y Japón, incrementándose significativamente en el año 2020 el intercambio comercial ($465 Billones) y la inversión en esos países.(11) Inclusive, la presidenta Tsai Ing-wen activó un programa de incentivos para que los productores taiwaneses repatriasen sus fábricas de territorio de China continental a Taiwán, siguiendo la política aplicada por Estados Unidos con sus fábricas ubicadas en China, México y Canadá.

Aun cuando el intercambio comercial con China se incrementó significativamente en el año 2020 ($165 Billones), el enfrentamiento entre los dos países tambien se ha reflejado en el área comercial. Beijín ha presionado a países a no firmar acuerdos comerciales con Taiwán y ha forzado su exclusión de los grupos multilaterales de comercio (12). Sin embargo, Taipéi ha firmado acuerdos de libre comercio con Nueva Zelanda y Singapur y con los países de Centro America (excluyendo a Costa Rica) y del Caribe (13)

Especial mención merece el tema del llamado “Escudo de Silicio” que ha sido llamada como el “arma secreta” (14) de Taiwán contra un ataque de China. Taiwán es el principal fabricante de semiconductores o chips que forman parte esencial de los sistemas de armas que dependen de inteligencia artificial. Empresas de Taiwán percibieron en el año 2020 el 60% de los ingresos generados a nivel mundial por la fabricación de semiconductores y la empresas Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC) junto a la SAMSUNG de Corea del Sur, hoy producen el 90% de los más pequeños y avanzados tecnológicamente semiconductores de silicio.

Algunos analistas estratégicos argumentan que la dependencia de los contratistas de defensa de Estados Unidos de los chips fabricados en Taiwán sería suficiente razón para que Washington defienda a Taiwán de producirse un ataque comunista. En todo caso, Washington ha presionado a la Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC) para que suspenda la venta de semiconductores a la República Popular China, especialmente a la gigante de telecomunicaciones Huawei, empresa que Washington considera como un instrumento del espionaje electrónico de China. (15) Evidencia que el boicot norteamericano a la venta a China de componentes electrónicos parece estar funcionando, se infiere de un reciente post en las redes sociales subido por un ciudadano chino que vive en el exterior y quien reportó que una empresa estatal china fabricante de cámaras en la cual trabajó le solicitó comprar chips japoneses y enviárselos, pues sus suplidores tradicionales del Japón habían dejado de venderle para evitar sanciones de su gobierno.

Este relato sonaría algo fantasioso si no existiese un precedente relacionado con las mascarillas para la protección contra el contagio. Recordemos que al comienzo del año 2020, cuando el mundo aún no estaba al tanto de lo que acontecía puertas adentro en China con el Virus Chino, el Partido Comunista Chino movilizó a los ciudadanos chinos que vivían en el exterior para adquirir cuantas mascarillas pudieran y las enviaran a China, lo que resultó en una escasez de esos medios de protección a nivel mundial.

La República de China fue firmante de la Carta de las Naciones Unidas en San Francisco, California, el 26 de junio de 1945, ingresando como miembro pleno de la Organización y como Miembro Permanente del Consejo de Seguridad. El 25 de octubre de 1971, mediante el voto favorable de 2/3 de los países miembros de las Naciones Unidas se aprobó la Resolución 2758 mediante la cual la República Popular China ocupó el puesto correspondiente a China en la ONU con derecho a veto. A partir del acercamiento de Estados Unidos con la República Popular China en1972 durante la presidencia de Richard M. Nixon, la mayoría de los países del mundo desconocieron diplomáticamente a la República de China en Taiwán, trasladando sus representaciones diplomáticas de Taipéi a Beijín. Hoy solamente 15 países reconocen a la República de China en Taiwan, los cuales, con excepción de la Santa Sede, reciben ayuda directa de Taipéi para su desarrollo.(16)

Por otro lado, Beijín se ha asegurado que la República de China en Taiwan no sea admitida a ninguna organización internacional. El caso más emblemático que evidencia la negativa influencia de la República Popular China en el ámbito internacional con respecto a Taiwán, se evidenció con la Organización Mundial de la Salud. Pese a que la República de China en Taiwan ha enfrentado con marcado éxito la Plandemia del Virus Chino, la directiva de la OMS presidida por el eritreo marxista Tedros Adhanom, no la reconoce como nación miembro o asociada por presiones de Beijín. (17)

LA GUERRA FRIA Y LA REPÚBLICA DE CHINA TAIWAN

Si bien los Estados Unidos reconocían a Chiang Kai-shek y a su partido Kuomintang como los legítimos representantes de toda China, el 6 de enero de 1950 el presidente Harry Truman anunció que Estados Unidos no intervendría en ninguna disputa en el Estrecho de Taiwán y no respondería militarmente a un ataque de la República Popular China. Esa posición “neutral” de Washington pronto cambiaria como consecuencia de la invasión a Corea de Sur por tropas comunistas de Corea del Norte el 25 de junio de 1950, ejecutada con el apoyo material y humano de Moscú y Beijín. (18)

A las pocas horas de producirse la invasión comunista a Corea del Sur el presidente Truman declaró la neutralidad del Estrecho de Taiwan, enviando a la Séptima Flota norteamericana a esas estratégicas aguas, poniendo de hecho a la República de China en Taiwán bajo protección norteamericana. En su mensaje sobre Taiwán el 27 de junio de 1950, Truman recurrió a un lenguaje de advertencia dirigido a Beijín que hoy nuevamente adquiere plena vigencia en virtud de las continuas manifestaciones beligerantes proferidas por las más altas autoridades del Partido Comunista y del Ejército Popular de Liberación de la República Popular China.

En esa ocasión el presidente Truman declaró: “… la ocupación de Taiwan por fuerzas comunistas representaría una amenaza directa contra la seguridad del área del Pacifico y contra las fuerzas de Estados Unidos que ejecutan actividades legales y muy necesarias en esa área. Conforme a ello, he ordenado a la 7ª Flota reprimir cualquier ataque a Formosa.” La Guerra de Corea concluiría con el armisticio firmado en Panmunjom el 27 de julio de 1953, el cual no fue firmado por el entonces presidente de Corea de Sur Syngman Rhee por lo que hasta el día de hoy existe técnicamente un “estado de guerra” entre las dos Coreas que están separadas por una Zona Desmilitarizada que atraviesa la Peninsula coreana de Oeste a Este, mas o menos a lo largo del Paralelo 38.

LAS CRISIS EN EL ESTRECHO DE TAIWÁN

El armisticio que puso fin al conflicto entre las dos Coreas no significó el cese de conflictos armados en el Asia pues pronto se producirían enfrentamientos entre la República Popular China y la República de China en Taiwán en el marco de la Guerra Fría. Estos enfrentamientos que acontecieron como consecuencia de la agresión militar de la República Popular China serian conocidos como “Las Tres Crisis del Estrecho de Taiwán”.

Despues de vencer en la Guerra Civil a los Nacionalistas, las prioridades de Mao Zedong con respecto a Taiwán eran derrotar a Chiang Kai-shek, incorporar a Taiwán a la República Popular China bajo el principio de “Una Sola China” y ocupar el puesto de China en las Naciones Unidas que estaba bajo control de la República de China Taiwán. A la ejecución de esta política se oponía la protección que Estados Unidos dio a Taiwán desde el comienzo de la Guerra de Corea en junio de 1950, compromiso que sería ratificado por el siguiente presidente de Estados Unidos, Dwight D. Eisenhower.

Al finalizar la Guerra de Corea, Beijín retomó sus prioridades geopolíticas bajo la estrategia de no atacar a Taiwán directamente sino a las pequeñas islas ocupadas por las fuerzas Nacionalistas en el Estrecho de Taiwán, ubicadas a pocos kilómetros de la costa continental de China. Esta estrategia suponía que Estados Unidos no intervendría en el conflicto siempre y cuando no se atacara directamente a Taiwán. Hay que recordar que el General Douglas MacArthur había recomendado al presidente Truman usar armas nucleares tácticas (19) a lo largo de la frontera de China con Corea del Norte en el Rio Yalú para neutralizar a la República Popular y evitar su participación directa en el conflicto coreano, como efectivamente acontecería el 19 de octubre de 1950 con la invasión 250,000 efectivos chinos que integraban el llamado “Ejército Popular de Voluntarios”.La proposición del general Douglas MacArthur sería rechazada por Truman quien lo destituyó de su cargo como Comandante en Jefe de las Fuerzas de Naciones Unidas en Corea el 11 de abril de 1951. (20)

La Primera Crisis del Estrecho de Taiwán vio su inicio en agosto de 1954 cuando las tropas comunistas bombardearon las islas costeras y en diciembre ocuparon las islas Dachen que fueron desalojadas por las fuerzas Nacionalistas a instancias del presidente Eisenhower. Sin embargo, Chiang Kai-shek se negó a abandonar las islas Quemoy y Matsu enfrentando el asedio comunista. En diciembre de 1954 Washington y Taipéi firmaron un Tratado de Seguridad Mutua que preveía la protección norteamericana de Taiwán y las Islas Pescadores, Quemoy y Matzu.

En marzo de 1955 el presidente Eisenhower amenazó públicamente a China con el uso de armas nucleares si no interrumpía el asedio a Quemoy y Matsu, lo que obligó a Mao Zedong a suspender los ataques sobre las dos islas y a negociar una tregua con los Estados Unidos que aceptó conversar con China en Ginebra sobre el tema de Taiwán. La Primera Crisis del Estrecho de Taiwán había concluido.

En Agosto de 1958 un frustrado Mao Zedong, ante la falta de resultados positivos en las conversaciones en Ginebra, reinició el bombardeo a Quemoy y Matzu provocando así la Segunda Crisis del Estrecho de Taiwán. Los enfrentamientos entre las tropas comunistas y Nacionalistas continuaron durante tres semanas hasta que las fuerzas comunistas cesaron sus ataques en septiembre de 1958, al igual que habían hecho durante la Primera Crisis. El bombardeo por la República Popular China a Quemoy y Matzu continuaría de forma esporádica hasta diciembre 1979 cuando el presidente norteamericano Jimmy Carter reconoció diplomáticamente a la República Popular China, se desconoció el gobierno de la República de China Taiwán y se abrogó el Tratado de Seguridad Mutua celebrado en diciembre de 1954, entre Washington y Taipéi.

La Tercera Crisis del Estrecho de Taiwán se produjo entre los meses de julio de 1995 y marzo de 1996 con motivo de los viajes al exterior del presidente taiwanés Lee Teng-hui, quien había iniciado una visita privada a Estados Unidos por invitación de su antigua casa de estudios, la Universidad de Cornell en Nueva York. Este viaje del presidente de Taiwán fue visto por Beijín como un intento de Lee Teng-hui de buscar apoyo a la declaratoria de independencia de Taiwán. En aquella ocasión Beijín, ante lo que consideró como una traición de su “rebelde provincia” de Taiwán, ordenó disparar “salvas de practica” de misiles balísticos tierra - tierra del tipo M9 con capacidad nuclear hacia Taiwán. Los misiles disparados cayeron en la aguas cercanas a puertos taiwaneses y uno de ellos paso por encima de la capital Taipéi, hundiéndose en el mar a 30 kilómetros de la costa.

En aquella ocasión la administración del presidente Clinton le comunicó a Beijín que un ataque contra Taiwán sería respondido por Estados Unidos. La anunciada respuesta se produjo mediante el mayor desplazamiento a Asia de unidades navales y aéreas de Estados Unidos desde la Guerra de Vietnam. En marzo de 1996 el Grupo de Batalla 5 liderado por el portaviones USS Nimitz junto al buque anfibio de asalto USS Belleau Wood navegaron por el Estrecho de Taiwán, lo que convenció a las autoridades de Beijín que Estados Unidos acudiría en ayuda de la República de China en Taiwán en caso de ser agredida. (21)

Fin primera parte.